Sendas en el Margen

Un lugar de palabras…

Aire Partido


Escrito con lentos caracteres sobre un trocito de piel. Casi no puede leerse, pero sí puede adivinarse cuando la piel tiembla.

En un ramillete de cinco flores blancas
vive el viento,
paciente y cálido,
caricia del alma.

En el dorso del mapa
donde duerme un beso
renovado en el silencio,
en espirales juega con la arena,
espera.

Empujada desde adentro
tiembla la gota ingenua
de textura transparente.

En veces, el tiempo se detiene.

Y si se parte el aire,
nace lo sagrado en la distancia exacta.
El aire no es todo,
sólo el viento es.

Susurros en la piel,
suavidades del alma,
cuando el viento llega
en un ramillete de cinco flores blancas,
… otra vez.

Tesoros

El viento sobre un mapa de arena
Un libro nuevo que no es un libro nuevo… de nuevo
Alimentarse con setas, cada día
Miedos que abrazan, fuerte fuerte. También parten el aire
Una mariposa verde sobre fondo blanco. Es como yo, tiembla sobre fondo blanco
La mañana, la tarde, la noche, la mañana
Palabras que no se pueden esconder
Chocolate guardado, es un regalo, otro regalo
Ese cuenquito donde reposas tu sueño. Querría ser un cuenquito
La mañana, la tarde, la noche, la mañana… en veces… tanto

Anuncios

20 septiembre, 2011 - Posted by | Poemas del Día Siguiente | , , , ,

6 comentarios »

  1. En el mapa de mi piel y de mi alma me has embrujado con tus palabras, tesoros de un hoy que me guardo para mañana.

    Gracias Juan, el tiempo se detiene cuando me paro a leer tan bello texto.

    Un abrazo.

    Montserrat

    Comentario por Tiempo de Nada | 21 septiembre, 2011 | Responder

    • Generosas palabras, mi estimada Montserrat. Ojalá, si has encontrado algo en las mías, pueda competir en esa generosidad.

      Gracias, y un abrazo

      Comentario por Juan | 21 septiembre, 2011 | Responder

  2. Versos que acarician como una suave brisa Juan

    En el dorso del mapa
    donde duerme un beso
    renovado en el silencio,
    en espirales juega con la arena,
    espera.

    Qué bonito dices

    Me gustan tus tesoros, cantan!

    Miedos que abrazan, fuerte fuerte,…
    Palabras que no se pueden esconder
    La mañana, la tarde, la noche la mañana,…

    ¿alimentarse con setas, cada día? cómo un duendecito verde?

    Melodía…
    Cuando el viento llega
    en un ramillete de cinco flores blancas
    …otra vez.

    Gracias Juan

    Comentario por Nieves | 21 septiembre, 2011 | Responder

    • La mañana, la tarde, la noche, la mañana… el instante en el que se parte el aire… un sueño, sólo eso, mi estimada Nieves, sólo eso.

      Un beso

      Comentario por Juan | 21 septiembre, 2011 | Responder

  3. Es fastuoso querido Juan, tus palabras del prefacio son certeras porque realmente tus estrofas tiemblan, salta a los ojos, es evidente que aletea en su interior una emoción cálida y una vida radiante de contagiosa belleza.

    Comentario por Rey del viento | 21 septiembre, 2011 | Responder

    • Gracias, mi estimado amigo. Llevamos la vida en fotogramas que habitan la memoria, algunas veces tan nítidos, tan exactos.

      Mil gracias por dejarte un poquito por aquí.

      Comentario por Juan | 22 septiembre, 2011 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s