Sendas en el Margen

Un lugar de palabras…

Fuegos (X)


“Dediquémonos ahora un poema de felicitación el uno al otro, dijo él:

El espejo de este lago
libre ya de hielo,
nos devuelve nuestras propias imágenes
gozosas y brillantes.

Y ella respondió:

Sobre la superficie inmaculada
de este lago de cristal,
se refleja la imagen
de diez mil años de felicidad futura.



De la Historia de Genji
Murasaki Shikibu


8 febrero, 2015 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Fuegos (IX)


“Nadie sabe aún dónde echará raíces esta plantita,
y ni el mismo rocío,
que pronto habrá de abandonarla,
tiene idea de adónde irá a parar.

Y dice una criada:

¿De modo que el rocío piensa desaparecer
antes de tener conocimiento
de dónde crecerá la planta
hasta hacerse mayor?”



De la Historia de Genji
Murasaki Shikibu


31 diciembre, 2013 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , , | 6 comentarios

Poema 18 – Pablo Neruda


Aquí te amo.
En los oscuros pinos se desenreda el viento.
Fosforece la luna sobre las aguas errantes.
Andan días iguales persiguiéndose.

Se desciñe la niebla en danzantes figuras.
Una gaviota de plata se descuelga del ocaso.
A veces una vela. Altas, altas estrellas.

O la cruz negra de un barco.
Solo.
A veces amanezco, y hasta mi alma está húmeda.
Suena, resuena el mar lejano.
Este es un puerto.
Aquí te amo.

Aquí te amo y en vano te oculta el horizonte.
Te estoy amando aún entre estas frías cosas.
A veces van mis besos en esos barcos graves,
que corren por el mar hacia donde no llegan.

Ya me veo olvidado como estas viejas anclas.
Son más tristes los muelles cuando atraca la tarde.
Se fatiga mi vida inútilmente hambrienta.
Amo lo que no tengo. Estás tú tan distante.

Mi hastío forcejea con los lentos crepúsculos.
Pero la noche llega y comienza a cantarme.
La luna hace girar su rodaje de sueño.

Me miran con tus ojos las estrellas más grandes.
Y como yo te amo, los pinos en el viento,
quieren cantar tu nombre con sus hojas de alambre.


16 septiembre, 2013 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , , , , | 10 comentarios

Poema 14 – Pablo Neruda


Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.

A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
¿Quién escribe tu nombre con letras de humo entre las estrellas del sur?
¡Ah! déjame recordarte como eras entonces cuando aún no existías.

De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
El cielo es una red cuajada de peces sombríos.
Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.

Se desviste la lluvia.
Pasan huyendo los pájaros.
El viento. El viento.
Yo sólo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
El temporal arremolina hojas oscuras
y suelta todas las barcas que anoche amarraron al cielo.

Tú estás aquí. ¡Ah! tú no huyes
Tú me responderás hasta el último grito.
Ovíllate a mi lado como si tuvieras miedo.
Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.

Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.

Cuánto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.

Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.

Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.


4 agosto, 2013 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Fuegos (VIII)


“Deberías tener siempre antorchas en tu pabellón, un jardín a oscuras da miedo. E improvisó:

Las teas arden en mi corazón también,
despidiendo nubes de humo,
pero el humo de mi corazón
no se deshará en el aire mientras el mundo exista.

¿Por cuánto tiempo? Qué extraño poema, pensó ella, y respondió:

Si el humo de las teas y el de tu corazón
son iguales,
hay que pensar que uno y otro
hallarán su lugar en el vasto cielo”



De la Historia de Genji
Murasaki Shikibu


18 mayo, 2013 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , , , | 9 comentarios

Poema 5 – Pablo Neruda

3 febrero, 2013 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , , , , , | 16 comentarios

Poema de la íntima agonía


Este corazón mío, tan abierto y tan simple,
es ya casi una fuente debajo de mi llanto.

Es un dolor sentado más allá de la muerte.
Un dolor
esperando… esperando… esperando…

Todas las horas pasan con la muerte en los hombros.
Yo sola sigo quieta con mi sombra en los brazos.

No me cesa en los ojos de golpear el crepúsculo,
ni me tumba la vida como un árbol cansado.

Este corazón mío, que ni él mismo se oye,
que ni él mismo se siente de tan mudo y tan largo.

¡Cuántas veces lo he visto por las sendas inútiles
recogiendo espejismos, como un lago estrellado!

Es un dolor sentado más allá de la muerte,
dolor hecho de espigas y sueños desbandados.

Creyéndome gaviota, verme partido el vuelo,
dándome a las estrellas, encontrarme en los charcos.

¡Yo que siempre creí desnudarme la angustia
con solo echar mi alma a girar con los astros!

¡Oh mi dolor, sentado más allá de la muerte!
¡Este corazón mío, tan abierto y tan largo!

Julia de Burgos


27 diciembre, 2012 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , | 15 comentarios

Fuegos (VII)


“Acariciando la oscuridad, susurraba al silencio de la noche:

En esta noche sin luna
no podremos encontramos.
La añoranza me despierta,
mi pecho bate inflamado
y el fuego consume mi corazón.

Ella, atrapada por el mismo silencio, adivinaba su voz y soñaba:

Estoy tan sola.
Mi cuerpo es una hierba que flota
segada de raíz.
Si el agua me sedujera
la seguiría, lo sé”


De la Historia de Genji
Murasaki Shikibu


19 noviembre, 2012 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , , , , , , | 21 comentarios

Fuegos (VI)


“ Bajo los tímidos farolillos que apenas iluminaban el jardín, sentados al borde del estanque, él improvisó estas palabras mirando a las estrellas sobre la tranquila superficie del agua:

Aun sin conocerlas,
esas diminutas luces me hacen llorar.
Cuando contemplo tus ojos
es mi corazón este lago lleno de brillos.

Y ella, mirándole, dijo:

Soy la gota de rocío,
temblorosa,
pero caminando por tu corazón
sé lo que la flor siente en la mañana.”


De la Historia de Genji
Murasaki Shikibu


8 agosto, 2012 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , , , | 11 comentarios

Una palabra, un verbo


“Sólo había una palabra inmensa y sin revés
Palabra como un sol
Un día se rompió en fragmentos diminutos
Son las palabras del lenguaje que hablamos
Fragmentos que nunca se unirán
Espejos rotos donde el mundo se mira destrozado”


De Fábula
Octavio Paz


7 julio, 2012 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , | 5 comentarios

Los primeros días



Todo lo que imaginaste,
todo lo que no dijiste,
quiero que me escribas hoy,
déjame saber de ti.

Hazlo con vapor de luna,
usa tinta de rocío,
puedes escribir,
déjame saber,
cómo está la nueva lluvia,
cómo está la luna nueva,
cómo dar la vuelta al cielo
con asombro en la mirada,
cómo un barco a media banda,
cómo un árbol ingeniero,
cómo las ardillas verdes
nos protegen de los miedos.

Las palabras sin idioma
son las letras invisibles,
déjame sentirte aquí,
déjame saber de ti.

Usa el poder del viento,
usa del aire el camino,
da un reflejo al mar,
déjame saber,
cómo son los peces duende,
cómo son los lobos luna,
cómo los pingüinos dicen
no saber camino al norte,
cómo siembran las estrellas,
cómo un bosque luminoso
cuando en los primeros días
las primeras noches aún dormían…

Nacho Goberna, de Un bosque de té verde

1 julio, 2012 Posted by | Acordes en las sendas, Poesía Extraordinaria | , , , , , , , | 12 comentarios

Fuegos (V)


“Y en la penumbra tristemente susurraba al silencio:

Es la noche tan espesa
que no veo la luz de las estrellas
y mis versos
son silenciados por el rumor de los juncos.

Mientras ella, asomada a la ventana, pensaba:

La luna se ha escondido
y la sonrisa descansa,
hoy, al aire, sólo le hablan los juncos
pero no entiende sus sonidos”


De la Historia de Genji
Murasaki Shikibu


29 mayo, 2012 Posted by | Poesía Extraordinaria | , , , , , , , , , , | 12 comentarios