Sendas en el Margen

Un lugar de palabras…

Suavidades del alma

¿Te he mostrado el tiempo en un latido?

Arropado en la piel, tu piel,
desfilan las tersas líneas de un libro,
y tímidas gotas se asoman a lo inmediato,
resbalan entre futuro y pasado.

Y el presente todavía es,
el camino de lo cotidiano,
de lo extraordinario,
de los sueños que son.
Por el filo de un cuchillo se desplaza el tiempo
en rápidas olas perfumadas
que desbordan los sentidos.

Ven, amor mío, ven.
Te construiré aquel palacio
con días templados por columnas,
de transparentes miradas sus muros,
donde la nota de Satie se descuelga con la lluvia
y el horizonte muestra los dorados.

Recuerda, amor,
bajo el verde palio renovado
un banco espera cada tarde,
adormecido en el secreto susurro
de palabras esculpidas en aire.

Y cuando de perlas se siembre el nocturno,
de la caricia urgente
nacerán los verticales sueños.
Se ahogará la fiebre de mi sangre
en las blancas olas de tus mares,
dormirá el fruto de mis labios
en el aire cóncavo de tus manos.

Ven, amor mío, ven,
leamos de la mano el tiempo,
las suavidades del alma.

15 mayo, 2012 Posted by | Suavidades del Alma | , , , , , , , , , , | 20 comentarios

Día 5, Febrero de 2012

Instantáneas

Si la maltratas, la nieve se oscurece… como el alma
La ciudad vive sola toda la noche, fría y sola… como…
El puente a una catedral es liviano… como el hilo de la palabra
Desayunar con un arpa es latir… como exprimir melodías de una naranja
Una lágrima es una montaña… como el peso de una montaña
Caminar es ir hacia delante… como amar es vivir hacia delante
Soñar es imaginar un camino… como una cálida mirada en la mañana recién nacida… como…
Hace frío, mucho frío… ¿de dónde viene tanto frío? ¿Se irá?

Memoria

…de la suma de instantes en que creces,
del círculo de imágenes del año,
retengo un mes de espumas y de peces,

y bajo cielos líquidos de estaño
tu cuerpo que en la luz abre bahías
al oscuro oleaje de los días…

… te sueño, a esa hora en que el sol es sólo una promesa bajo tus párpados…

Nombras el cielo, niña.
Y las nubes pelean con el viento
y el espacio se vuelve
un transparente campo de batalla.

Nombras el agua, niña.
Y el agua brota, no sé dónde,
brilla en las hojas, habla entre las piedras
y en húmedos vapores nos convierte.

…nombras mi nombre, niña… y una lágrima se apresura a mirarte…

Y siento que a mi lado
no eres tú la que duerme,
sino la niña aquella que fuiste
y que esperaba que durmieras
para volver y conocerme.

¡Oye niña!… ¿aún no sabes lo que por ti mi corazón derrama?…

Al cerrar los ojos
los abro dentro de tus ojos.

(Octavio Paz)


” Recuerda, amor,
bajo el verde palio renovado
un banco espera cada tarde,
adormecido en el secreto susurro
de palabras esculpidas en aire”


5 febrero, 2012 Posted by | Mirando el Mundo | , , , , , , , , , , , , | 11 comentarios